Siete pilares – Diez etapas

Siete pilares – Diez etapas

El análisis racional por sí solo no garantiza buenas decisiones. El instinto también debe intervenir en problemas, conflictos o crisis a la hora de tomar decisiones. De igual forma es importante apelar a la percepción intuitiva y los factores emocionales; la intuición, las corazonadas, la sabiduría, la experiencia y el sentido práctico.

El aumento de la seguridad decisoria mediante el desarrollo de la competencia decisoria personal resulta ser una cualificación clave en la empresa, en la política, en el trabajo e incluso para conducir una vida personal exitosa.

Tanto en la vida profesional como en el ámbito personal, se verá obligado constantemente a tomar decisiones importantes: en las crisis de la vida, en un nuevo punto de partida o en una encrucijada. Cualquiera sea la pregunta pendiente de decisión o su problema a resolver, la decisión competente es sumamente necesaria:

¿Qué rumbo doy a mi vida? ¿Cuál es la formación adecuada para mí? ¿Qué debo estudiar? ¿Cuál es mi pareja ideal? ¿Deberíamos casarnos? ¿Qué impulso puedo darle a mi desarrollo profesional y personal? ¿Cuál es la mejor solución para mi matrimonio o familia? ¿Qué será de nuestros hijos? ¿Qué es lo que tengo que decidir ahora para mi futuro?

¿Qué potencial de desarrollo tiene mi empresa, cómo puedo conducirla hacia el éxito y orientarla hacia el futuro? ¿Cómo debo manejar el traspaso de mi empresa?

Preguntas que no son fáciles de resolver de forma espontánea. Dilemas que precisan decisiones sostenibles, firmes y sólidas, sobre las que se pueda construir un futuro.